Braskem

Noticias

Braskem invierte US$ 61 millones en la expansión de la producción de biopolímeros

La expansión satisfará la alta demanda global del mercado de biopolímeros y contribuirá a que Braskem se convierta en empresa carbono neutro antes de 2050

Braskem expandirá su capacidad de producción de eteno verde, materia prima producida a partir del etanol de caña de azúcar y utilizada para producir resinas renovables que capturan CO2 de la atmósfera, uno de los gases causadores del efecto invernadero. La unidad industrial de este producto está ubicada en Triunfo, Rio Grande do Sul, y la capacidad actual, de 200 mil toneladas por año, pasará a 260 mil toneladas anuales. El proyecto de expansión comenzará en 2021, tiene presupuesto de US$ 61 millones y debe finalizarse en el cuarto trimestre de 2022.

"La expansión de la capacidad de producción de biopolímeros es reflejo del crecimiento de la demanda de la sociedad y de nuestros aliados existente por productos sostenibles, que ha aumentado considerablemente en los últimos años. Esta iniciativa también refuerza nuestro compromiso con el desarrollo sostenible, que anda lado a lado con los valores de la cadena en que estamos insertados y de nuestros clientes. Este aumento de la capacidad de producción de nuestra unidad industrial tiene como objetivo mantener a Braskem en el liderazgo del mercado de biopolímeros", explica Marco Jansen, responsable global de biopolímeros en Braskem.

Los estudios de Braskem para producción de los biopolímeros producidos a partir de caña de azúcar comenzaron en 2007 en el Centro de Tecnología e Innovación del Polo Petroquímico de Triunfo (Rio Grande do Sul), el complejo de investigación más grande y moderno del sector en Latinoamérica. La empresa invirtió US$ 290 millones en la construcción de la unidad industrial y, en 2010, presentó al mercado el primer polietileno (PE) de origen renovable a producir en escala industrial en el mundo, representado hoy por la marca I'm greenTM bio-based.

En los últimos años, Braskem amplió la producción con la oferta de nuevas soluciones renovables, como el EVA I'm greenTM bio-based, resina utilizada en sectores como el automovilístico y el de calzados, entre otros. En 2020, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU y la Red Brasil del Pacto Global reconocieron a la marca I'm greenTM como uno de los casos más transformadores en desarrollo sostenible en Brasil . El año pasado, durante el Financial Outlook & Sustainability Forum , la marca también recibió el premio Sustainability Awards como mejor iniciativa sostenible. La iniciativa fue promovida por la publicación norteamericana Chemical Week y analizó aproximadamente 75 proyectos entre los más innovadores del sector químico y petroquímico.

El empeño en crear soluciones a partir de la caña de azúcar en Braskem está directamente relacionado con la estrategia de sostenibilidad de la empresa, que sigue invirtiendo cada vez más en productos desarrollados a partir de materias primas de origen renovable. Actualmente, la cartera de resinas renovables se exporta a más de 30 países y ya se utiliza en productos de más de 250 grandes marcas, como Allbirds, DUO UK, Grupo Boticário, Join The Pipe, Johnson&Johnson, Natura & Co, Nissin, Shiseido y Tetra Pak.

"No es más posible pensar en un modelo de negocio que no considere procesos de producción con menor impacto ambiental y prácticas de economía circular. El mundo tiene incontables desafíos por delante, como el cambio climático y la disponibilidad de recursos naturales como el agua. Como parte importante en el desarrollo económico de diversos sectores de la economía, Braskem se coloca como corresponsable para ayudar al mercado a caminar en la dirección correcta", complementa Jansen.

El polietileno renovable de Braskem mantiene la misma calidad y versatilidad del producto de origen fósil, pero con la ventaja de capturar a lo largo de su cadena de producción hasta 3,09 toneladas de gas carbónico por cada tonelada producida. En la producción de EVA renovable, la captura es de hasta 2,1 toneladas de CO2 por tonelada producida. En el caso del polietileno, como el producto es fabricado por Braskem hace 10 años, se estima que la solución haya evitado la emisión de 5,54 millones de toneladas* de CO2 en este período.

La expansión de la capacidad de producción de biopolímeros va a representar una reducción de 185 mil toneladas de CO2 en la meta de Braskem de convertirse en empresa de carbono neutro antes de 2050 . "La neutralización de carbono es uno de los caminos más viables para minimizar los impactos del cambio climático. En este sentido, aumentar nuestra producción de plástico hecho a partir de caña de azúcar traerá ganancias significativas para nosotros y para nuestros clientes en todo el mundo en cuestiones relacionadas con la sostenibilidad", dice Jansen. El ejecutivo también afirma que todas las etapas para el proceso de expansión de la capacidad de producción de eteno verde de Braskem se realizarán sin interrumpir la producción actual, atendiendo normalmente a los clientes.

*Dato disponible en el documento "Life Cycle Assessment on Green HDPE and Fossil HDPE", elaborado por la consultora ACV Brasil y revisado por Andreas Detzel, Mirjam Busch (IFEU), Ramani Narayan (MSU) y Carbon Trust.

Para aclaraciones adicionales a imprensa, por favor contactar:
CDN Comunicación

braskem@cdn.com.br   

+55 (11) 3643-2906

+55 (11) 3643-2981